¡Disfraces y mascotas!

imagen reír
¡Hay amores que matan! Y éste es un buen ejemplo de ello. ¡Jajaja! Es inevitable no reír al ver al pobre animalito. Pero es que es una risa ver cómo lo han vestido. ¡Ay si las mascotas pudieran hablar!